viernes, 19 de julio de 2019

Emilio, el Emperador bueno



En la noche de este 19 de julio hemos recibido la dolorosa noticia del fallecimiento de nuestro noble centurión Emilio Holguín Muñoz, al no superar la terrible enfermedad que ha padecido durante estos últimos y fugaces meses. Nuestra Asociación ha querido acompañar a sus familiares y amigos en un día tan triste para el pueblo de Santiponce y para sus vecinos. Es por ello que, en el traslado de su casa a la Parroquia de San Isidoro del Campo, donde se ha oficiado su funeral, algunos de nuestros centuriones han portado el féretro de Emilio uniformados con la vestimenta reglamentaria de nuestra Asociación.

Estaremos agradecidos siempre a nuestro “Emperador” por su inestimable colaboración con esta Asociación desde el primer momento. Recordaremos su vitalidad y su ayuda y su alegría en todos y cada uno de nuestros actos. Y, por supuesto, conservaremos en lo más profundo de nuestra memoria sus ojos vivaces, sus pasos y luchas incombustibles y su afán por contagiar la alegría de la vida a los demás. 

Todos y cada uno de nosotros podríamos contar miles de anécdotas junto a él que ayudarían a reforzar, más aún, el carácter benevolente de su personalidad. 
Se nos va una persona honrada, honesta y servicial, que llevó por todo el mundo el nombre de nuestro pueblo y combatió por la dignidad y el reconocimiento de su milenaria historia. Hoy tenemos un motivo más para seguir desfilando y empuñando nuestro escudo y nuestras lanzas.

Muchas gracias, Emilio, compañero. Descansa en paz.

3 comentarios:

  1. Gracias por estas palabras que representan el sentimiento de todos.

    ResponderEliminar
  2. Manuel, muchas gracias por tus palabras que, como dice José Luis, es el sentimiento de muchos de nosotros, yo diría de todos/as los/las que hemos tenido la oportunidad de compartir con Ël todo este tiempo. Se nos ha ido un gran colaborador, un gran amigo y una mejor persona. Siempre te tendremos en el recuerdo. Descansa en paz. ¡¡HASTA SIEMPRE AMIGO!!

    ResponderEliminar
  3. Sin duda alguna, una gran pérdida para nuestro pueblo. Que la tierra Le sea leve.

    ResponderEliminar