Páginas

sábado, 12 de septiembre de 2020

COMUNICADO. RETIRADA DE PANCARTAS.

La Asociación Cultural Amigos del Monasterio – Centuria Romana de Santiponce,

COMUNICA

La decisión adoptada por su Consejo de Coordinación de suspender hasta nuevo aviso, la campaña reivindicativa consistente en la difusión, reparto e instalación en las viviendas de Santiponce de pancartas con el lema "Santiponce, Patrimonio Olvidado".


Esta campaña, iniciada hace más de dos años, surgió ante la situación crítica de abandono del Patrimonio de nuestro pueblo existente en aquel momento. La única motivación de nuestra Asociación, definida en sus estatutos como cívica, independiente y sin ánimo de lucro, es el estudio, difusión y conservación del conjunto artístico monumental. Para ello adoptará siempre las decisiones y medidas que considere y utilizará los cauces o vínculos que faciliten la consecución de su objeto social.


La decisión de retirar las pancartas, confesamos, ha sido ampliamente debatida y discutida llegando incluso a solicitar el beneplácito de la Mesa de Trabajo, pero en ningún momento se ha dudado de nuestra posición como garantes y vigilantes del cumplimiento de nuestro objeto social, que no es otra cosa, reiteramos, que lo mejor para el Pueblo de Santiponce y su Patrimonio.


Los actuales proyectos de actuación aprobados sobre San Isidoro del Campo y el Conjunto Arqueológico de Itálica y nuestra interacción permanente de ayuda y consejo con la totalidad de las administraciones, necesitan de un cauce fluido de diálogo y confianza. Desde la independencia pero con responsabilidad, creemos que es el momento de dejar trabajar y confiar en que todo lo esperado y prometido se haga realidad.


Como muestra de la confianza depositada y en la esperanza de que nuestro Patrimonio esté cada vez menos olvidado, vamos a solicitar a nuestros socios y vecinos simpatizantes la retirada de las pancartas que durante estos más de dos años han contribuido a una mayor concienciación de la importancia real y efectiva de los monumentos santiponceños. Socios y simpatizantes a los que agradecemos enormemente su implicación y a los que aconsejamos, por si acaso, que no las guarden muy lejos.





viernes, 11 de septiembre de 2020

Conferencia Aniversario Casa de la Cultura. El tesoro patrimonial oculto.

Invitados por la Casa de la Cultura y con motivo de su vigésimo aniversario, nuestra Asociación ha querido estar presente en el acto central de esta celebración y lo ha hecho participando, junto con otras asociaciones locales, en la elaboración de un vídeo en el que hemos querido reflejar nuestro agradecimiento por todos estos años y la vinculación estrecha que nos ha unido y esperamos siga uniendo. Gracias a todos sus trabajadores y trabajadoras por su compromiso demostrado con la cultura, y por conseguir lo mismo que ansiamos y perseguimos todos, el desarrollo cultural de Santiponce. Gracias igualmente al resto de asociaciones locales presentes por escenificar nuestra idea de que solo la unión hace la fuerza.

Para reforzar aún más el carácter cultural de esta celebración, la fortuna, o quizás una acertadísima elección, nos ha permitido disfrutar de la más que interesante conferencia impartida por el Prof. de Historia del Arte D. Juan Luis Ravé. De extenso currículo ha sido comisario de varias exposiciones entre las que destaca por su repercusión la realizada entre 2007 y 2009 denominada Andalucía Barroca. En un ámbito más cercano,  como Coordinador del Gabinete Pedagógico del Bellas Artes de Sevilla fue junto con D. Pedro Respaldiza, el encargado de realizar el cuaderno del alumnado del Monasterio de San Isidoro, elaborando una deliciosa joya didáctica que junto la de Itálica de José M. Rodríguez Hidalgo, deberíamos recuperar y difundir entre los más jóvenes de nuestro pueblo.


La idea central sobre la que gravitó el discurso de su conferencia fue la importancia que para el posterior desarrollo del barroco español y europeo, tuvo la creación magistral de Martínez Montañés en San Isidoro. Así, en esta obra montañesina de Santiponce, se asientan algunas de las bases sobre las que sus discípulos completaran su formación. Lo sagrado se hace real y el fundamento de la meditación consiste en reconstruir con la imaginación el lugar donde se suceden los acontecimientos. La imagen perseguida no solo debe tener calidad sino transmitir realismo y cercanía. Fe y forma.

El Prof. Ravé nos introduce a la figura de Montañés con algunos de los hechos o acontecimientos que terminarán por moldear su formación académica y su evolución artística. Así nos habla de como la lectura del Tratado de los Cinco Órdenes de Arquitectura de Vignola (1562) por ejemplo, queda plasmada en el diseño del Retablo de San Isidoro.  Un profundo carácter religioso quizás cercano a la heterodoxia, como se hace patente en su vinculación a la Congregación de la Granada. Unos primeros años en el taller de Pablo de Rojas de Granada junto a artistas sevillanos que le aconsejan que vaya a Sevilla a terminar de formarse.

Su carácter inicial manierista, va dando paso a un realismo dulcificado que tiene como máxima expresión al excepcional Cristo de la Clemencia o de los Cálices (1603), actualmente en la Catedral de Sevilla y que nos presenta como prototipo de crucificado que será imitado posteriormente. De igual forma, sus vírgenes presentan elementos comunes como la característica "boquita de piñón" , visible por ejemplo en la posterior (1616) y  venerada Virgen de la Cinta de Huelva, prototipo igualmente de Virgen con Niño Jesús.

En su plenitud creadora y tutelado por el arquitecto Juan de Oviedo, recibe el encargo de los monjes de San Isidoro para elaborar un magistral retablo escultórico tras ser descartado el que podría haber sido en un principio uno pictórico. Sobre nuestro retablo, el Prof. Rávé en primer lugar recuerda la minuciosidad en la elaboración de las cláusulas del contrato y como se le obligó incluso con la estancia permanente en el Monasterio. La influencia visible de Torrigiano en el San Jerónimo, o la perfección y detallismo de la policromía recordando que Montañés era hijo de un bordador por lo que participaría en gran medida en el proceso de encarnado. Ensalza las figuras secundarias de grandísimo valor como el Crucificado o las Virtudes e igualmente nos advierte que las figuras orantes están huecas al objeto de aligerar su peso y evitar enfermedades en la madera.

Para afianzar la idea de la trascendencia de la obra de Montañés iniciada en Santiponce y desarrollada posteriormente enlaza con distintos trabajos propios y ajenos, el Cristo de los Desamparados del Santo Ángel, el Señor de Pasión, el Retablo de Santa Clara o el de la Anunciación, San Francisco de Borja y San Ignacio de Loyola. Un detalle de interés nos lo muestra en el retrato que en la Corte le realizó Eduardo Cano y en el que se observa a Montañés tallando un San Jerónimo penitente.
Por último su interpretación de la tridimensionalidad queda manifestada en la pintura y la influencia que reciben maestros del Barroco como Zurbarán, Murillo o Velázquez.

Solo nos queda dar las gracias por estas iniciativas culturales, al prof. Juan Luis Ravé por difundir sus conocimientos y por recordarnos que aún quedan muchas cosas por hacer en San Isidoro, como por ejemplo,  y cuando comprobemos con seguridad que no se nos cae el Monasterio, insistir en que nos limpien las imágenes y ver que quedan igual de espectaculares que por ejemplo, las de San Leandro.









miércoles, 9 de septiembre de 2020

Ven pacá Manolito, ¿a que tú no sabes dónde hay una cabra?

El Reencuentro.
No fue aquí sino en el Bellas Artes, y allá por el lejanísimo mes de febrero, la última vez que tuve ocasión de contemplar a solas las divinas maderas montañesinas. El resto es ya conocido. Nunca la más oscura de las pesadillas consiguió dibujar tan terrible devenir postrero. Hoy despierto aunque sea por un momento. Despierto a la contemplación pausada de esas imágenes, escuchando ese sonido que nunca existe del Monasterio, alumbrado por el tenue resplandor del sol curioso y tempranero y abrazado por el pesado aire de los siglos. San Isidoro y sus habitantes siguen ahí. Los que aún seguimos aquí celebramos emocionados el reencuentro.

Fortaleza inexpugnable
No hay fortaleza más segura que San Isidoro. Es fácilmente imaginable que el Monasterio no iba a ser presa fácil en esta contienda, más sabiendo de su carácter indómito adquirido durante siglos. Se puede afirmar, sin temor a equivocarnos, que el virus está siendo bastante mejor recibido en cualquiera de esos atestados e incontrolados centros comerciales.
Ayuda.
Mientras llega la tan ansiada y esperada lluvia de euros, la mejor forma de ayudar al Monasterio, a Santiponce y a sus vecinos es acudiendo a San Isidoro, aumentando sus estadísticas de visita y, de camino, solicitando los servicios turísticos de nuestros cualificados guías locales, todos. Como por ejemplo, los que nos ofrece nuestra querida y admirada  Eli, de sabiduría inversamente proporcional a su fisonomía.

Aliados.
Si algo ha sido capaz el Monasterio de transmitir durante siglos es el gen de la seducción. Un gen tan atrayente como persuasivo que ha conseguido captar y cohesionar temperamentos valerosos,  inteligencias deslumbrantes, espíritus renovadores o sensibilidades artísticas.  En un ente de esta magnitud hay sitio para todos. De acogernos y ubicarnos se encargan nuestros aliados más cercanos. Este día, por ejemplo, fueron Benjamín y Alejandro, o el propio personal de mantenimiento, dispuestos siempre no solo a cumplir con sus rigurosos protocolos y obligaciones, sino además a entablar una conversación amena y enriquecedora. Vaya al Monasterio, purifique su espíritu enojado y desconcertado. Imagine y sienta cómo, ahora más que nunca, las ánimas del Monasterio salen a su encuentro para hacerles sentir vivos. Vaya al Monasterio porque incluso pueden tener la mayor de las fortunas que es la de encontrarse con Rafael. Entonces, Rafael te cogerá cariñosa e higiénicamente del brazo para decirte... Ven pacá Manolito, ¿a que tú no sabes dónde hay una cabra?















sábado, 5 de septiembre de 2020

Mesa de Trabajo. Cuatro años de eso, de trabajo.

En la tarde noche de ayer 4 de septiembre, se celebró una nueva sesión de la Mesa de Trabajo sobre el Patrimonio Cultural y Turístico de Santiponce y en especial de su Enclave Monumental de San Isidoro del Campo. En este caso, aprovechando la efemérides del Día de la Romanidad y en especial el cuarto aniversario de la puesta en marcha de esta iniciativa, la sesión sirvió no solo para evaluar la situación actual de San Isidoro sino también para, porqué no, rendir un más que merecido homenaje a todos y todas aquellos y aquellas que siguen contribuyendo en la mejora del futuro del Patrimonio Cultural y Humano de Santiponce.
Con todas las medidas de seguridad exigidas por la actual crisis sanitaria, todos los miembros de la Mesa fueron convocados por nuestro Presidente D. Juan José López en el local de nuestra nueva sede. Un local que gracias al denodado esfuerzo humano y económico de nuestros socios, va adquiriendo la forma y apariencia que no solo se merece la Asociación sino que complementa la oferta turística de Santiponce.
No queremos dejar pasar el indudable compromiso municipal representado en la figura máxima del Sr. Alcalde. D. Justo Delgado, el Segundo Teniente de Alcalde D. José Manuel Marín, y la presencia añadida de la Delegada de Turismo, Dª Loli Romero de Andalucía por Sí y de Educación Dª Paqui Mateos de Adelante-Izquierda Unida Andalucía. Por el Grupo Popular del Ayuntamiento asistieron D. Juan Manuel Cantero y Dª María García. Agradecer el apoyo institucional de la Junta de Andalucía en la persona de su Director General de Atención a la Diversidad, Participación y Convivencia Escolar, D. Daniel Bermúdez de Ciudadanos . Por último, agradecer la presencia de Dª. Dolores Cinta Macías y D. José Manuel Baena de la Asociación de Profesores Ben Baso, D. Juan José Alarcón de la Asociación Dólmenes de Valencina y la representación del Consejo Andaluz Evangélico en la misma persona de D. José Manuel Marín. Para enriquecer el debate se invitó también a nuestro socio D. Alejandro Vera para que compartiera todos sus conocimientos no solo sobre el Monasterio, sino sobre todo el conjunto patrimonial de Santiponce.
Antes de comenzar a tratar los distintos puntos del Orden del Día, no se quiso dejar pasar la oportunidad de recordar a las distintas entidades y personas que han participado en sesiones anteriores (PSOE, Podemos, ADEPA, Niculoso Pisano) y en especial a nuestros socios D.Pedro Respaldiza, D.José López, D.José Velázquez y D.Eduardo Casas, ausentes en esta ocasión.
A la espera de la pertinente elaboración del Acta oficial en la que se detallarán los acuerdos adoptados, nuestra Asociación quiere expresar su satisfacción por la buena sintonía percibida entre todos los participantes y la esperanza compartida por la apuesta de la nueva administración autonómica que augura un nuevo resurgir de San Isidoro.
Porque el planteamiento general perseguido desde nuestra Asociación es el mismo por todos. Apenas hay nada concretado y habrá que seguir trabajando, pero el proyecto está claro. Desde la concienciación popular total y el trabajo de base con los niños en las escuelas, hasta la creación de un proyecto personalizado para Santiponce de la gestión turística adaptando los modelos de otros conjuntos monumentales de mayor tamaño. Utilizar al máximo los recursos patrimoniales de los que se dispone adaptando la visita al Teatro, las Termas Menores o el Mirador. Crear una oferta museística interesante y perfeccionar el conjunto de material informativo y expositivo adaptándolo a las nuevas exigencias tecnológicas.
Gracias al esfuerzo y trabajo de otros, el patrimonio de Santiponce está cada vez menos olvidado y nuestra Asociación va a seguir ofreciendo su apoyo a todo el que está viniendo y quiera seguir viniendo a trabajar. Ayer se entregó simbólicamente una de las pancartas reivindicativas en señal de confraternidad y confianza. Pero ahora que no nos escucha nadie..., que sepáis que aún nos quedan muchísimas pancartas más.