domingo, 29 de octubre de 2017

La potencialidad de Santiponce en base al Conjunto Arqueológico y al Enclave Monumental


“Cómo puede ser que teniendo lo que tenemos, lo tengamos como lo tenemos”

Bajo el título de "La potencialidad de Santiponce en base al Conjunto Arqueológico y al Enclave Monumental" y con un gran número de asistentes, se celebró en la noche del pasado viernes, la cuarta de las citas programadas en el ciclo de conferencias “Santiponce por su Patrimonio”.

D. José López, ex alcalde,  actual concejal de IU y miembro de la Mesa de Trabajo para la defensa del patrimonio de Santiponce, fue en esta ocasión el  encargado de presentar a D. José Manuel Rodríguez Hidalgo, arqueólogo de la Consejería de la Junta de Andalucía y Director del Conjunto Arqueológico de Itálica durante los años 1991 a 1997. Y no quiso hacerlo evocando ni su amplísimo  bagaje de conocimientos ni su amplísima lista de publicaciones sobre Itálica, sino que lo hizo desde el sentimiento de unas mismas vivencias compartidas cuando el uno desde la Alcaldía y el otro desde la Dirección, abrieron de par en par, y nunca mejor dicho, la totalidad del Conjunto Arqueológico para el uso y disfrute del pueblo de Santiponce, acercando de esta manera el monumento a todos sus habitantes.

Tras agradecer  a “Pepe” sus palabras, Rodríguez Hidalgo (santiponceño de adopción porque como él dice “cuando vengo por aquí estoy como en mi casa”), realizó un vastísimo recorrido no solo por la historia de las excavaciones, sino que aportó datos, documentos gráficos y reflexiones muy interesantes sobre la relación inherente entre Itálica y el Monasterio porque el Monasterio existe porque ha existido Itálica e Itálica no sería lo que es si no fuera porque ha existido el Monasterio.

Entusiasta de las personas del pueblo y no de las piedras, porque las piedras sin personas a su alrededor carecen de valor, no dejó pasar la oportunidad de dejarnos un recuerdo  para todos los poncinos que directa o indirectamente, han formado parte de la historia del Conjunto Arqueológico, desde los primeros guardas hasta los componentes de las últimas cuadrillas que codo con codo excavaron junto a él.

Fue una conferencia la de Rodríguez Hidalgo en la que las referencias a nombres clásicos que trabajaron por  y para Itálica fueron constantes, de tal forma que poco a poco nos fue introduciendo a Los Demetrio y Amador de los Ríos, Ivo de la Cortina, Bruna, Huntington, Bonsor, Regla Manjón, Mata Carriazo  o García Bellido.  Además, aportó una gran cantidad de detalles y anécdotas con las que sorprendió al público allí presente como por ejemplo con una imagen del primer buque a vapor español llamado Itálica o recordar que la Diana cazadora encontrada en Santiponce es posiblemente la pieza escultórica romana más completa hallada en España.

Como gran personaje de referencia y claro exponente de la unión entre Itálica y el Monasterio, quiso acentuar la figura del Prior del Monasterio Fernando de Zevallos, autor entre otras obras de “La Itálica” y al que se le considera pionero a la hora de poner en valor los tesoros de la llamada “Sevilla la Vieja” junto a sus monjes jerónimos en los años finales del siglo XVIII. 

Recordó la influencia que el esplendor  imperial de Itálica, por ser cuna de Trajano y Adriano, ha tenido sobre grandes personajes históricos y así desde el  fundador del Monasterio, Guzmán el Bueno, hasta emperadores como Carlos V o reyes como José Bonaparte, Isabel II o Alfonso XIII, todos ellos visitantes ilustres, han buscado en su glorioso pasado, una fuente de inspiración y afirmación de su poder.  

Nos habló de la “Pompeya española”, la de los viajeros románticos, la cantera inagotable de nuevas edificaciones, la de los hornos de cal, la que sufrió las voladuras de su anfiteatro, la que aún muestra la cicatriz de la carretera, la de los mosaicos destruidos y la de los expolios más o menos controlados. Itálica arrasada desde siempre.

Itálica hoy y tras los últimos estudios geofísicos realizados por el propio Rodríguez Hidalgo, ha conseguido delimitar su perímetro de protección y definir las zonas de alto interés arqueológico para poder realizar nuevas intervenciones y abandonar definitivamente otras. En este sentido, se mostró muy crítico con algunas de las expropiaciones  realizadas ya que según su opinión, deberían haberse diseñado de otro modo. Consideró que después del alto grado de conocimiento alcanzado en la Vetus Urbs, la zona de interés específico de intervención correspondería al Cerro de S. Antonio justo en el punto más alto del teatro, asegurando que las actuaciones deben centrarse en la expansión adrianea.

Tras dos horas que parecieron minutos, no nos quedó otra cosa que darle todo nuestro agradecimiento por recordarnos que la sabiduría es mayor cuando se comparte. Y tuvimos que dárselo a nuestro pesar,  con esa angustiosa sensación que te queda cuando comprendes que dos mil años no pueden, de ninguna manera, resumirse en dos horas.

¡Itálica, envidia del mundo y sus estrellas, oh, Itálica famosa! ¡Nada más y nada menos que eso, famosa!